MUY IMPORTANTE



A partir del uno de Enero, comenzaremos nueva andadura, ya que dejaré de ser ADMINISTRADOR del blog.

Ya no seré yo quien reciba las aportaciones de los caballeros, sino que será alguien nuevo, ALGUIEN A QUIEN HAY QUE BUSCAR.

No seremos ninguno del trío de Algeciras.

Busquemos entre nuestras entretelas a ver si alguien se anima.

Gustosos estaremos de poner al día al compañero que se ofrezca.

¡¡¡ Á N I M O !!!



NUEVOS AUTORES

He cursado INVITACIÓN para ser autores del blog, a once compañeros que tienen correo electrónico en GMAIL.
(El diseño del blog obliga a tener un correo de Gmail)
Cuando os llegue la invitación, si queréis PINCHAD EN "PERMITIR" para que así se haga efectivo cada uno como autor.
VENTAJAS: Cada autor puede ACCEDER al blog y colgar las entradas que desee sin tener que enviárselas a ningún administrador.
Luis, Andrés y yo, estaremos encantados de resolver todas las dudas que os surjan.
Hasta ahora somos autores del Blog:
Justo Fajardo
Juan Cejudo
Andrés Baquero
José Antonio Carmona
Luis Vallecillo
Juan Vinuesa.
He enviado invitación a:
- Sebastián Saucedo
- Ernesto Caldelas
- Paco Melero
- Manolo Brenes
- Miguel Guerrero
- José Ant. Hernández
- Alberto Revuelta
- Guillermo Mendoza
- Paco Mera
- Luis Rosendo
- Pedro Castillo.

POR FAVOR !!!!

Si os abrís un correo em GMAIL, me lo enviáis y os invito a ser AUTORES.

¿¿¿ VALE ???

martes, 20 de febrero de 2018

El felino.



Hace tres horas que se ha puesto el sol y la noche se presenta serena. No se oye nada. Ni siquiera las olas golpeando la muralla.
Los pasillos son angostos y enormemente largos, interminables. La mayoría de los sabios duermen. Otros se divierten haciendo juegos de palabras escritas. En esta inmensidad del silencio, en total oscuridad, se oye, lejano, el gemido de un felino. Los sabios no se  callan porque ya guardaban silencio pero sus músculos faciales se tensan en un intento de captar, la orejas tensas, de nuevo aquel lejano gemido.
Como salido de un pozo, el llanto se vuelve a oír esta vez más alto y claro. Cuchicheos por distintos extremos de los eternos pasillos. Puertas que se abren sonando a herrumbre y cabezas que asoman curiosas. ¡Por ahí va! ¡Por ahí va! La algarabía sube de decibelios hasta convertirse en un jaleo. ¡Qué pasa! ¡Tú calla! ¡Cerradle el paso!
De pronto se abre la puerta grande y el más sabio, el superior de los sabios,  aparece por el fondo.
-¿Qué pasa ahí?... ¿Qué es esto?
El pozo vuelve a su rincón y todos los demás desparecen como estrellas fugaces, en un segundo, como sombras del viento. El silencio vuelve a ser brutal, interminable.
El padre se da media vuelta, despacio, y entra de nuevo por su puerta grande.
Silencio….
…..
Miauuuuu
¡Por ahí va, por ahí va!

viernes, 16 de febrero de 2018

No todo en la posmodernidad es perverso o equivocado

     
José Antonio Hernández Guerrero
Tras los análisis de diferentes artículos de opinión publicados en los principales periódicos de tirada nacional, he llegado a dos conclusiones sobre el uso de la palabra “posmodernidad”: la primera es que la mayoría de columnistas la aplican de una forma parcial, y la segunda, que enfatizan sólo sus rasgos negativos con el fin de denunciar los juicios y los comportamientos realmente arbitrarios, antisociales, insolidarios, superficiales, efectistas y mentirosos: según esta acepción identifican la posmodernidad con la posverdad y ésta con la falsedad y con la mentira emotiva que consiste en la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública.
Aunque es cierto que esta concepción está avalada por el uso que se ha generalizado en los comentarios antes aludidos, soy de la opinión de que deberíamos profundizar algo más con el fin de identificar otros aspectos que no son tan negativos. Como es sabido, la posmodernidad pretende superar aquella modernidad que estaba en contra de los mitos irracionales y que concebía al ser humano sólo como un individuo crítico y racional: era el triunfo pleno de la razón sobre la emoción, sobre la fantasía y sobre las creencias. Pero, además, la modernidad concedía al pensamiento un valor absoluto, como si fuera, no la vía más importante sino el único camino para llegar al conocimiento de la verdad. La modernidad, por lo tanto, desconfiaba de la espontaneidad, menospreciaba los impulsos y las inclinaciones fiduciales que se resisten a la justificación racional: sólo admitía y “creía” en el cálculo frío carente de emociones y de imaginación.
En mi opinión, esta palabra “posmodernidad” posee también unos significados más amplios y puede referirse a los factores emocionales e imaginarios que influyen y, a veces, determinan la interpretación y la explicación de hechos en los que, además de factores racionales intervienen otras razones que no siempre son exclusivamente racionales, sino que también poseen ingredientes emotivos e imaginarios. Todos sabemos que, en nuestros comportamientos familiares, sociales, políticos y religiosos, influyen “razones” poderosas que, aunque no seamos capaces de explicarlas racionalmente, son verdaderas y auténticamente humanas. Recordemos aquellos dichos populares como "El corazón tiene razones que la razón no entiende" o "A la verdad se llega no sólo por la razón, sino también por el corazón”.
Fíjense, por ejemplo, cómo los juicios que formulamos sobre nuestros padres, nuestra pareja, nuestros hijos o sobre nuestra tierra, nuestro equipo o nuestro partido son difíciles de comprender por quienes no tienen nuestras experiencias. Esa madre que afirma que su hijo es bueno, listo y guapo, dice la verdad aunque los demás creamos que exagera o está equivocada.

Como explica Zygmunt Bauman en su libro titulado Ética posmoderna (2009), la posmodernidad -bien entendida- puede devolver la dignidad a las emociones y legitimidad a las simpatías y a las lealtades “inexplicables”, incluso irracionales que no pueden “describirse” en términos de su utilidad. 

martes, 13 de febrero de 2018

Me han dicho que ... rectifique



En estos últimos meses he visto publicadas en el DIARIO sendas cartas con título parecido y firmadas por un servidor. Cosa que es muy de agradecer.
En ellas expresaba mi opinión sobre algo que había visto, oído, leído o que me habían contado sobre ‘cosas de Cadi, cosas que pasan’,,,
Entre otras, la ‘fiebre del cambio’ de nombres, en calles, paseos, avenidas, edificios, estadios o instituciones, apelando a una mal entendida y peor interpretada ‘memoria histórica’.
Y asì, por ejemplo, he escrito que alguno, y alguna, ‘empoderado’, ‘empoderada’, encaramado y encaramada en poltrona municipal, alardean de su ‘paso’ por la Universidad, de su `barniz’ colegial. Y de sus estudios de ‘Historia de América’. Asignatura  que aprobaron, sobresaliente cum laude, al ‘descubrir’ que no hubo tal Descubrimiento porque esa tierra estaba allí mucho antes que Cristóbal Colón y Américo Vespucio.
Y que esos tales, y esas talas, con la obsesión del cambio de rótulos callejeros, eran capaces de tildar de ‘franquista’ lo mismo a la Aduana que a Canalejas, a Carranza que al Beato, al Doctor, al General o al Corneta…
Incluso había expresado mis temores de que perdiese el nombre otra calle próxima, Argantonio, donde algunos de nosotros habíamos nacido y jugado de niños. Porque el mítico y longevo Rey tartésico Argantonio (‘Hombre de Plata’) había tratado de ‘comprar los favores’, con 1500 kilos de tan preciado metal, de focenses y fenicios de Gadir. O sea un plutócrata, capitalista, dictador, corrupto y facha que no merece una calle en esta Tacita de Plata (aunque no proceda de ‘mordida’ tartésica…)
Bueno, en esas dudas estábamos, cuando llegó el Carnaval.
Y nuestros ‘representantes democráticos’, los portavoces, y ‘portavozas’, del pueblo, de la ‘gente’, de vecinos y vecinas, se nos aparecieron en carne mortal, desempeñando ‘su verdadero papel’ en el Falla: Gladiador de Circo, Senador Romano de Fiestas Típicas  y…¡hasta ‘endiosada’ Gades que otea el horizonte de un ‘progresismo progre’!
Algo es algo.
Al menos seguirán Columela y Pomponio Mela.
¡Y que trabajen los romanos, que tienen el pecho de lata!


                                                                       Luis J. Suárez Alvarez
                                                                        DNI 31062170

                                                                         Cádiz.                       

domingo, 11 de febrero de 2018

ANTONIO-JOSÉ ZAMBRANO BALLESTER

Acabo de leer un correo que me manda Antonio Zambrano:

Jesús Moreno Soto murió a las 11,20h en la UCI del Hospital Punta Europa de Algeciras . Llevaba cinco o seis días hospitalizado porque le funcionaba sólo el 25% el corazón después de tres operaciones. Estaba esperando que lo llamasen de Córdoba para hacerle un trasplante de corazón. Sus restos se encuentran en el tanatorio de la Cuesta del Rayo de Algeciras. Desearía que se publicase en el blog de Compañía para darlo a conocer. Un abrazo de Nono

sábado, 10 de febrero de 2018

Control de natalidad marciano

CONTROL DE NATALIDAD MARCIANO

04.03.1926    JUNCO DOMENECH, Juan  José del
04.03..1967 ALONSO ROMERO, Juan Manuel
08.03.1943 BARBUDO ESCOBAR, José Antonio
09.03.1930 SEVILLA SEGOVIA, Alejandro
10.03.1976 GARCIA ALVAREZ, Juan Angel
11.03.1931 MONTES PABLOS, Manuel
12.03.1960 CORRERO TOCÓN, Francisco
13.03.1939 PIQUERAS GARCÍA, Miguel
14.03.1938 GAITERO ROSADO, Manuel
17.03.1927 ABAD VALLEJO, José  Miguel
19.03.1930 COBACHO PINTO, Jerónimo
29.03.1956 RIVERA SANCHEZ, Salvador
29.03.1935 MARTIN RODRIGUEZ, Marcelino
31.03.1960 NUÑEZ DEL CASTILLO, Gonzalo

Ahí va, con tiempo más que suficiente, el listado de catorce cumpleañeros nacidos en el mes de Marzo, en años diversos, del pasado siglo.
Como quiera que mi única fuente de información es un ejemplar de la revista HOLA (versión GUIA) del año 2004, la lista es reducida. Aunque son todos ‘gente ordenada’, no se garantiza que lo sean ‘de orden’. Los hay jóvenes, maduros y ancianos. Algunos ‘vivos’ y otros difuntos. Pero casi todos ‘bartolomeos’ (titulares, honorarios, internos, externos o mediopensionistas)….
Y como estoy convencido de que somos muchos más los ‘bartolomeos’que cumplimos años (ni pocos ni muchos, los suficientes) en Enero, Febrero, Marzo y siguientes…
Por eso aún mantengo la ingenua esperanza de que nos animemos a informar sobre fechas de nacimiento propias y ajenas. Y también a contarnos lo que hemos visto y vivido, durante ya tantos años, dentro y fuera de Compañía 19. Y a expresar nuestras  libérrimas opiniones. Y a admitir comentarios diversos, favorables o contrarios…
Todo ello propiciaría el mutuo conocimiento, la felicitación, el recuerdo, el contraste de pareceres y, en definitiva, el fluído, continuo y constante ‘reencuentro aquí’.
Y así el blog recobraría ‘vidilla’.
Y nadie se vería impulsado a redactar su ‘obituario’….




                                                                                                        INGENUO.

jueves, 1 de febrero de 2018

! QUE NO NOS FALTE DE NA !



Como complemento al deseo ferviente, anteriormente expresado, de que el blog reverdezca y cobre ‘vidilla y ‘tenga de tó’ –y para quitar hierro- voy a contar un chiste, según la versión asturiana de uno del Ovieu (‘carbayón)’y nada partidario del Sporting, ni de los de Xixón (los del ‘culu moyau’):
Tan en clase, en la escuelina, y la ‘seño’ pregunta a los guajes la diferencia que hay entre ‘tenerlo todo’ y ‘no tenerlo todo’…
-A ver, Juanín ¿què hay en tu casa, qué tiene tu padre?
- En la  mió casa tenemos de tó: teles, deuvedés  móviles, guasaps, tabletas. Mio pá tamién tien vaques, moto, coche…
-Pero ¿tien también un BMW?
-No señorita, el BMW no lo tién.
-Entonces, algo le falta. No tiene  de todo.
-¿Y tú, Julina?
-Mi padre tiene todes eses coses y además un Mercedes , un Audi y un BMW.
-¿Y también tiene un yate?
-No, seño, yate no lo tién.
- Entonces, tampoco tiene de todo. Algo le falta.
Y Jaimito, al fondo de la clase, levanta el brazo y sin esperar autorización para hablar:
-El otro domingo la  mió hermana trajo a casa al novio. Un rapaz con la cabeza afeitada, con cresta engominada, argollas en la nariz, tatuajes hasta en el ombligo, los calzones rotus y asomando los calzoncillos cagaus, con camiseta, gorra y bufanda del Sporting….
Y diz mi  pá  a mi má:
¡Ay Telva, muyer” ¡Lo que nos faltaba!


Bueno, pues eso. Con el deseo de que el blog ‘reverdezca’.
Y en ‘Compañía 19’…¡no nos falte de ná!



                                                                                                      INGENUO.

AMARILLO JARAMAGO ?

¿AMARILLO JARAMAGO?


Cuando, últimamente, trato de asomarme, esperanzado, a nuestra querida ‘Compañía 19’, no puedo por menos que recordar a Rodrigo Caro  y su ‘Canción a las ruinas de Itálica’. Y sus conocidos primeros  versos: ‘Estos, Fabio ¡ay, dolor! Que ves ahora/ campos de soledad, mustio collado/ fueron, un tiempo, Itálica famosa’.
Pero, sobre todo, me parece observar que –bajo el rótulo identificativo de nuestro blog- el verde/esperanza  de sus hierbas y sus enhiestas flores silvestres están perdiendo color, verdor y vigor (‘vidilla’) y ya ‘publica el amarillo jaramago/…cuánta fué su grandeza, y es su estrago’…
‘Los seminaristas de San Bartolomé se reencuentran aquí’ según el lema del blog.
Y, ciertamente,  algunos somos  los que, después de muchos años, nos hemos vuelto a ver. En la ‘Galeria de Retratos, en fotos, reuniones, ‘quedadas’, viajes, comidas y homenajes. También en nuestros escritos, en verso y en prosa, serios o divertidos, artículos de prensa, propios o ajenos, que expresan libremente nuestra peculiar forma de ser y de pensar, nuestras opiniones y comentarios….
Todo eso, creo –si todos nos animamos- puede facilitar el ‘continuo y renovado reencuentro’.
Y así, colaborando, podremos conseguir que ‘nuestro’ blog reverdezca. Insuflándole ‘nueva vidilla’
Que ‘el amarillo jaramago’ no publique ‘estrago, mustio collado’.
¡Andele! Que diría el mexicano.
¡Cuate, aquí hay tomate!





                                                                                                 INGENUO.

sábado, 20 de enero de 2018

TAMBIEN ME HAN DICHO…

Cuando servidor remite alguna carta al Diario y tienen a bien publicarla (algo que es muy de agradecer) suele contar ‘cosas que pasan’, ‘cosas de Cadi’…
Son cosas que uno recuerda, que ve, que oye, que escucha, que lee o…’que le dicen’.
Por ejemplo,  últimamente y así lo he escrito, ‘me  han dicho que el amarillo es gloria bendita para los cadistas’. Y que también son benditos esos mismos cadistas que llenan de ‘esperanza, cada rincón, cada escalón de mi Carranza’. Una esperanza que ni rima ni pega con ‘4 de Diciembre’. Porque ese dia de 1896 nació Paquiño. Y en 1937 murió otro gallego, don Ramón, un Gran Alcalde de Cádiz al que ni tan siquiera le dió tiempo  de ser ‘franquista’….(¡Ay, la ‘desmemoria histórica’!)
Bueno, pues ‘también me han dicho’ que lo de  ‘la piqueta demoledora’´, del progreso progre, avanza desde la Aduana Nueva, por Canalejas, hasta la Aduana  Vieja. Y que es una enfermedad contagiosa. Y que el ‘virus del cambio’ va a alcanzar a las colindantes, y que se van a ver afectados por la ‘fiebre’ el General y el Corneta.  E incluso Argantonio.
Aunque eso ya no me lo creo.. Y no porque esa sea ‘mi calle’. Donde nacimos, jugamos o vivimos algunas  ‘viejas glorias’: Laureano Martínez de Pinillos, el queu Lanzarote, los Rivera Podestá, Paulino el Gallego, los Butrón, Ana Gil Pampín, los González de la Maza,  mis hermanas y hermanos, servidor….
Y no me lo puedo creer aunque lo pretendan alguno, y alguna, ‘empoderados’, y ‘empoderadas’, encaramados y encaramadas, encamados y encamadas, en la poltrona municipal,  que alardean de su paso por la Universidad, donde aprendieron -en ‘Historia de América’- la obviedad de que no hubo tal Descubrimiento porque ya estaba allí…
Y que por descomunal que sea la ‘desmemoria histórica´, algo habrán oído hablar del mítico y longevo Argantonio. Que, entre el 600 y el 500 a.d.C. el tal ‘Hombre de Plata’había tratado de ‘ayudar’a los fenicios de Gadir. Claro que además de legendario y longevo, aunque tartésico, es posible que fuese antidemócrata, autoritario, capitalista, plutócrata y…¡hasta franquista!
Bueno, vale. Que ya estamos en Carnaval. Y puestos a ‘cambiar’, cambiemos alguna copla, algún estribillo, ‘tradicional y populista’:
¡Qué bonito está mi Gadir/
qué bonita mi ciudá/
Con el Kichi Salvochea/
El Adrián y la Romay




                                                                                                 Luis J. Suárez Alvarez
                                                                                                  DNI 31062170

                                                                                                   Cádiz.

sábado, 6 de enero de 2018

PESTIÑOS Y PESTIÑÁ

Hubiese querido escribir una carta al Diario, para así felicitar las Pascuas (en plural) o  la Navidad, Epifanía y el Nuevo Año (en singular).
No ha podido ser. La diabetes tiene un claro componente emocional. Y a los excesos propios de estas fechas se une  -aunque de día-béticos y de noche-sevillistas- el digusto que nos produce, como cadistas, encajar dos goles en casa…(Y eso que hasta aquí, aún no ha llegado ‘la piqueta demoledora’ del ‘progreso munícipe’ y de la ‘desmemoria histórica’. Y puede seguir  invocando ‘ esperanza/ cada rincón, cada escalón/ de mi….¡Carranza!’..)
Bueno, pues eso. Que se nos echa el tiempo encima. Y además ‘nos echan de reyes’ un librito de Chesterton titulado ‘El espíritu de la Navidad’. Donde, con admirable ironía y humor inglés, `profetiza’, ya en los primeros años del pasado siglo: ‘No se puede esperar que la Navidad encaje con las esperanzas modernas de un gran futuro social. La Navidad contradice al pensamiento moderno. Es un obstáculo para el progreso. Arraigada en el pasado, en el pasado remoto, no sirve de nada en un mundo en que la única prueba clara del conocimiento científico es la ignorancia de la historia. (…) Trata de asuntos puramente psíquicos, así que no interesa en absoluto a los psicólogos;  ha constituído el  ambiente moral de millones de personas durante más de dieciséis siglos, así que no interesa nada a una época preocupada por los promedios y las estadísticas’…
Pues eso. Que cuando aún conservamos en el paladar el tradicional  sabor de los pestiños navideños, nos anuncian y ´publicitan’ la ‘pestiñá’ carnavalera, bastante menos ‘tradicional’….
De todos modos: ¡Felices Pascuas! Y Próspero ¡Año Nuevo!
Para Toda España.
Y no la de Merimée.





                                                                                          Luis J. Suárez Alvarez
                                                                                          DNI 31062170

                                                                                          Cádiz.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Fallece Juan Piña Batista, párroco de El Rosario y profesor de la UCA

Resultado de imagen de juan piña batista


José Antonio Hernández Guerrero
Confieso que me resulta difícil precisar el rasgo más caracterizador del perfil humano, profesional y sacerdotal de Juan Piña Batista, un hombre plenamente consciente del momento histórico, de la situación eclesial y del contexto sociológico en los que ha desarrollado sus diferentes trabajos pastorales y profesionales. Ha sido un creyente que ha vivido su fe de manera coherente, un profesor universitario que ha desarrollado eficientemente las tareas docentes, investigadoras y de gestión en la Universidad de Cádiz, y un sacerdote esperanzado que ha ejercido con ilusión su ministerio en diversos organismos diocesanos y en varias parroquias. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Centro interdiocesano de Sevilla, Catequesis en la Universidad Salesiana de Roma y alcanzó el grado de Doctor en Psicología en la Universidad de Cádiz. Fue Párroco  en San Juan de Dios de Ceuta, del Santo Cristo, en San Fernando, de Santo Tomás y El Rosario en Cádiz, Director del Secretariado de Misiones y del de Ecumenismo, Vicario Episcopal de la zona de la Bahía, miembro del Consejo del Presbiterio y profesor de Religión del Colegio del Amor de Dios y de la Facultad de Ciencias de la Educación donde también ejerció como Vicedecano. Siempre atento a las necesidades de los alumnos y de los feligreses, orientó sus múltiples tareas siguiendo las pautas fundamentales del Evangelio y los dictados de su propia conciencia.
Durante los últimos meses, mediante su serena manera de sobrellevar la enfermedad, nos ha mostrado el grado de su densidad humana y la altura de su talla espiritual. Tras mirar a los ojos de la enfermedad y de reconocerla como la mensajera de la muerte, decidió convivir con ella sin culparla del mensaje que le traía. Siguió su vida enredado en las terapias prescritas pero, también, sabiendo burlar el cerco, trabajando en las tareas pastorales y profesionales a las que se había comprometido. Durante todo su rico y variado itinerario vital nos ha mostrado su notable capacidad para encajar las adversidades, su paciencia, su entereza, su constancia y su firmeza en sus profundas convicciones evangélicas. Ejerció su trabajo con serena disposición y, en ningún momento, desmereció de su espíritu crítico.
Su vida y su muerte nos ofrecen una visión esperanzadora para los hombres y para las mujeres que aquí se han esforzado por la noble, por la difícil y por la imprescindible tarea de la enseñanza. Su entera existencia nos ha proporcionado esa otra visión positiva de un más allá que empieza aquí, en todos nosotros, en el recuerdo inmarcesible y firme, en la palabra dada, en el amor fraterno, en la esperanza compartida. El profesor Juan Piña constituye la demostración visible de que el ejercicio de la enseñanza -compatible con las labores sacerdotales- es una tarea que, además de favorecer el cultivo de las ciencias, de las letras y de las artes, ayuda de manera eficiente a “vivir la vida” en el más amplio e intenso sentido de esta expresión. Su trayectoria docente e investigadora, orientada por su lúcida inteligencia, por su fina sensibilidad y por su seriedad profesional, le ha servido como papel pautado sobre el que ha plasmado los rasgos que adornan a los profesores creyentes que, además de profesionales, son seres humanos y humanistas.

Cumplió con sus múltiples obligaciones con la naturalidad que le era congénita y, en las diferentes situaciones, se  entregó con intensidad a los fieles y a sus alumnos. Apoyado en convicciones profundas, la calidad y la claridad de sus conceptos, el rigor de sus modelos científicos, éticos y religiosos, y la transparencia de su lenguaje, fueron permanentes invitaciones para que uniéramos el trabajo y la vida, para que buscáramos sin desmayo la verdad posible y para que optáramos con decisión por los valores trascendentes. Con su madre, hermanos y hermanas, somos muchos los que nos sentimos apenados. Que descanse en paz.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Con alegre espíritu y con datos ciertos os deseo un buen año 2018







Diez gráficos que muestran que el mundo progresa imparablemente



A pesar de todos los cenizos y agoreros que suelen copar las tribunas mediáticas, el mundo lleva varias décadas experimentando (gracias al capitalismo global) un progreso jamás antes visto

JUAN RAMÓN RALLO

2017 concluye y 2018 comienza. 2017 fue el mejor año de la historia de la humanidad, pero 2018 será todavía mejor. ¿Por qué? Pues porque, a pesar de todos los cenizos y agoreros que suelen copar las tribunas mediáticas, el mundo lleva varias décadas experimentando (gracias al capitalismo global) un progreso jamás antes visto. Precisamente, el Instituto Juan de Mariana, de la mano de Value School y Deusto, acaba de publicar al castellano el último libro del economista sueco Johan Norberg, 'Progreso: diez razones para mirar al futuro con optimismo'. En apenas diez capítulos, Norberg nos desgrana diez importantísimos indicadores que prueban que la humanidad va mejorando año tras año.


Primero, alimentación: en los últimos 60 años, el porcentaje de la población mundial que sufre de desnutrición ha caído desde el 50% hasta el 10%.


Segundo, saneamientos: en las últimas cuatro décadas, el porcentaje de la población mundial con acceso a agua potable ha aumentado desde el 50% hasta el 90%; asimismo, el acceso a servicios sanitarios de calidad ha crecido desde poco más del 20% hasta el 70%.





Tercero: esperanza de vida. Desde mediados del siglo XX, la esperanza de vida media en el planeta ha aumentado en dos décadas (desde 50 a 70 años). Además, lo ha hecho en todos los continentes (no solo gracias a la mejoría de las sociedades ricas).








Cuarto: pobreza. La tasa de pobreza extrema ha disminuido ininterrumpidamente desde la Revolución industrial. En un comienzo, fue el denominado “Primer Mundo” el que consiguió escapar de la miseria absoluta (gracias al 'laissez faire' decimonónico), pero desde mediados del siglo XX, el Segundo y Tercer Mundo también han logrado escapar de ella (gracias a la extensión de la globalización y del imperio de la ley). Si en 1950, más de la mitad de la población mundial subsistía con el equivalente a menos de un dólar diario, hoy ni siquiera el 10% se mantiene en esos niveles (todo ello, claro, corregido por inflación). En 2030, de hecho, el Banco Mundial estima que la pobreza extrema habrá desaparecido de la faz de la Tierra.











Quinto: violencia. El progreso material y moral de las sociedades también se está dejando sentir en una menor propensión hacia la criminalidad. Las personas cada vez empatizan más con el prójimo —y, merced al comercio, se vuelven más interdependientes— y, por tanto, optamos por cooperar de buena fe antes que por extorsionar al vecino. Si, por ejemplo, nos restringimos a Europa y nos fijamos en una de las dimensiones más evidentes de la criminalidad —el número de homicidios por cada mil habitantes—, comprobaremos que esta se encuentra en el menor nivel de su historia.








Sexto: medioambiente. A pesar de que las economías actuales no internalizan jurídicamente todas las externalidades dañinas para el entorno —y que, en consecuencia, el respeto al medioambiente no es tan alto como debería ser—, no deberíamos soslayar que vivimos en sociedades con niveles de contaminación persistentemente decrecientes. Verbigracia, la polución en Reino Unido se encuentra en su nivel más bajo desde 1970.











Séptimo: educación. La tasa de analfabetismo en el conjunto del planeta se halla en el nivel más reducido de la historia. Desde mediados del siglo XX, ha pasado de afectar a más del 60% de la población a hacerlo a apenas el 10%. Además, no solo es que cada vez más gente sepa leer y escribir: el número de años que las personas permanecen en el sistema educativo también está aumentando continuadamente, sobre todo en los países en vías de desarrollo.








Octavo: libertades. Es cierto que las libertades se encuentran siempre amenazadas por muy variados enemigos. En la actualidad, de hecho, las sociedades occidentales han caído en la trampa de otorgar una hiperlegitimidad moral al Estado democrático, merced a la cual este puede conculcar impunemente las libertades de cada ciudadano. Sin embargo, también es verdad que en muchos otros órdenes la libertad sigue avanzando: cada vez existe un mayor respeto jurídico hacia la diversidad étnica, religiosa, ideológica o sexual. Como síntoma evidente de este creciente respeto hacia las libertades individuales podemos citar el número de países con leyes que admiten la esclavitud: formalmente, la cifra es igual a cero; materialmente, por desgracia, todavía subsisten regímenes enteros que esclavizan a su población, como sucede con Cuba o Corea del Norte (pero, en todo caso, el número de esos regímenes radicalmente liberticidas también se ha reducido de un modo muy apreciable desde el derrocamiento del Muro de Berlín).








Noveno: igualdad. La extensión de la libertad individual va inexorablemente ligada al reconocimiento de la igualdad jurídica de las personas, con independencia de aquellos rasgos que deberían ser políticamente neutros o irrelevantes (sexo, orientación sexual, religión, etc.). Difícil respetar la libertad de una mujer cuando, verbigracia, se la considera un ser jurídicamente subordinado e inferior al hombre. Una exteriorización de este expansivo reconocimiento de la igualdad jurídica entre personas la encontramos en el número de países que aceptan el sufragio femenino: más de 180 jurisdicciones en todo el planeta (frente a menos de 80 a mediados del siglo XX). Nadie puede dudar de que todavía queda muchísimo por hacer en este frente (sobre todo, en ciertas sociedades como las mayoritariamente musulmanas), pero los avances experimentados hasta la fecha son innegables.








Y décimo: la protección del menor. El trabajo infantil ha ido reduciéndose sostenidamente en todo el planeta: si, a comienzos de los 50, trabajaban alrededor del 30% de los niños entre 10 y 17 años, hoy ese porcentaje ha caído hasta el entorno del 10%. Gracias a la mayor prosperidad material y moral, los niños están abandonando el trabajo agrario o fabril para formarse intelectualmente e integrar la próxima generación de la economía del conocimiento. No solo ellos, sino todos nosotros, saldremos muy beneficiados de este esperanzador cambio.











En definitiva, si, como buen propósito para 2018, desea dejar de martirizarse con la absoluta falacia de que el mundo va cada vez a peor, lea 'Progreso' de John Norberg. El pesimismo iletrado es el caldo de cultivo natural del populismo de izquierdas y de derechas: y ese populismo es el que, a modo de profecía autocumplida, acaso podría terminar condenándonos a que el mundo vaya a peor. En su ausencia, existen muchos motivos para celebrar que vivimos en el mejor momento de la historia.

miércoles, 27 de diciembre de 2017


Organizado por la Real Asociación Económica de Amigos del País de Vejer, se le invita a la presentación del libro "EL PADRE JANDILLA EN LOS CAMPOS DE VEJER", acompañado de una exposición de fotos. 

El acto tendrá lugar en el Hotel Convento San Francisco, sito en la calle La Plazuela s/n de Vejer de la Frontera, el próximo día 28 de Diciembre a las 20,00 horas. 

La exposición de fotos se prolongará hasta el 15 de Enero 2018.

El libro se podrá adquirir al finalizar el acto y con posterioridad en librerías. 
Agradecemos vuestra divulgación y asistencia. Felicidades.